Razones para amar J+K

¿Quién no ha sentido alguna vez envidia sana hacia algunos sitios donde hay un mejor acceso a la cultura? Lugares donde cada semana hay cosas que hacer: conciertos, exposiciones… Donde las películas que queremos ver sí se estrenan en los cines y donde se editan historias que nunca llegan a nuestro país. Por suerte, existen revulsivos y gente valiente que apuesta por sacar adelante proyectos arriesgados, únicos.

Somos afortunados de que “J+K”, de John Pham (Saigón – 1974), haya sido editado en España. Y, de que, además, lo haya hecho Fulgencio Pimentel, editorial precursora junto a La Casa Encendida del prestigioso premio a la innovación literaria Puchi Award. Después de haber editado en EEUU y Francia algunos fanzines como “Epoxy” o la serie “Sublife”, Pham consiguió este galardón en 2017. Pero ¿merece tanto la pena? ¿Por qué amamos tanto “J+K”?

  • Como seguidores de la cultura popular, “J+K” es una oda a muchas cosas que nos gustan (o que nos gusta que gusten a los demás). Sus personajes consumen cómics, revistas, videojuegos… ¡y pop francés!
  • El cómic transcurre en una atmósfera fosforita y alucinada, habitada por personajes antropomorfos y seres indescriptibles. Jóvenes de edad indefinida tan cercanos y entrañables que dan ganas de ser sus amigos. 
  • El tono, entre lo poético y lo gamberro, nos recuerda por momentos a las aventuras de Charlie Brown y también a las de Meg y Moog. “J+K” habla de temas universales como la soledad, las crisis existenciales, la nostalgia… Todo ello con sencillez y sentido del humor. Un punto de vista superficialmente naif, pero también profundo. De hecho, el título proviene de la frase “just kiddin”.
  • Todo en este libro resulta indudablemente bonito; tanto, que es imposible no detenerse en los múltiples detalles que albergan sus páginas.
  • La increíble edición llevada a cabo por Fulgencio Pimentel, respetando la línea llevada a cabo previamente por Pham con sus complejos procesos de impresión casera, resulta una obra maestra. De hecho, más que un libro, J+K es un trabajo de orfebrería. Según César Sánchez, el editor, su proceso de producción fue lento y costoso, trabajando a partir de los archivos e imprimiéndolos en riso, para después escanearlos y volverlos a imprimir en offset con tres pantones diferentes. ¡Toda una aventura!

Además, es importante destacar uno de sus puntos fuertes. “J+K” propone una experiencia única a través de sus sorpresas extra, como un bonito vinilo de 5” con sonidos y música de ambientación compuesto por el propio autor; un ejemplar de “Cool Magazine” (la revista favorita de sus protagonistas), pegatinas publicitarias del centro comercial donde se ubica parte de la historia o un folleto ficticio de uno de los videojuegos que en ella aparecen.

NOTAS PARA ULTRAFANS

¡Chssst! Algunos trucos de John Pham a la hora de producir sus maravillosos y coloristas trabajos en riso son:

  • Dibujar con bolis y pinceles de agua.
  • Escanear.
  • Rellenar con Photoshop.
  • Generar capas de colores y combinarlas “como si se disolvieran” creando un efecto de aerógrafo (un truco aprendido de Dan Zettwoch, que a su vez aprendió de Chris Ware).
  • Pelearse con máquinas. Durante años. Fundamentalmente, con los modelos GR3750 y MZ990.

Deja un comentario