CALIZA // #favouritethings

Conocimos a Caliza en 2015 con «Medianoche/Mediodía», disco al que llegamos a través de las recomendaciones de «Está pasando», el radioshow de Borja Prieto (próximo invitado en esta sección). Publicado por Discos Walden, reúne doce increíbles temas de synth pop realizados por la propia Elisa con GarageBand y mezclados junto a Ramón Moreira.

En 2018 tarde llegó el álbum «Mar de cristal», grabado en casa, en el Estudio B de Bernardo Calvo y en el Centro de Residencias Artísticas de Matadero Madrid. Destacan en él las mezclas de David Harrow, productor, músico y DJ londinense que ha trabajado con Psychic TV, Jah Wobble, Atari Teenage Riot y Anne Clark.

Dirección | Edición | Post Producción: Jose Salas / Machines Désirantes Buró

Entremedias, tesoros como «Puente Aéreo Vol. IV», editado por La Fonoteca en 2016 en conjunto con Máquina Total, singles como «El Paso», «Crispy» y el brutal «Mil piedras» (2018) o remixes como «Esplendor«, de David Harrow (2019), han ido alimentando nuestras ansias de más. Después de haber compartido escenario en este tiempo con grupos tan dispares como Crash Cours in Science, Molly Nilsson, Las Bistecs, Ataque de Caspa o Cate Lebon, Elisa nos adelanta que piensa sacar un nuevo single antes de que acabe el año. ¡Que llegue ya!

🙂 Sin más rodeos, aquí van las cosas random favoritas de una de nuestras artistas favoritas:

Una peli

Una peli que vi recientemente y me encantó fue «Sling Blade», escrita, dirigida e interpretada por el odioso pero carismático Billy Bob Thornton. Una historia súper sencilla ambientada en la América profunda, en la que interpreta a un discapacitado intelectual que sale del psiquiátrico tras años encerrado por asesinato, y se hace amigo de un niño. Puede parecer creepy pero es súper tierna, tengo que admitir que alguna lagrimilla cayó y eso que no suelo llorar con películas. La interpretación de Billy es increíble, y su manera de hablar y sus expresiones como «french fried potatoes» se te pegan al instante.

Una serie

«Curb Your Enthousiasm» es la serie con la que más me he reído nunca con diferencia, agradecimiento eterno a Manu de Rusos Blancos por recomendármela. Larry David es una persona despreciable sin empatía alguna por nadie y ni el más mínimo don de la oportunidad, y por eso precisamente se hace querer. Además, todos los actores que le acompañan son también unos genios, mención especial a Bob Einstein, ese señor de cara operada y voz absurda que murió hace poco y que hacía de Marty Funkhouser, uno de los mejores personajes de la serie. Para mi regocijo ya han anunciado temporada nueva para el año que viene.

Una canción

Intercambiar cuatro palabras con Laurie Anderson gracias a la gente de Rizoma y ver su película/directo «Home of the Brave» en la Filmoteca fueron de las cosas más emocionantes e inspiradoras que me pasaron el año pasado. Sirvió para recordarme lo buenísima, ocurrente y brillante que es «Smoke Rings». Masculinidad, feminidad y deseo, con unos arreglos y una producción de ensueño. Y el «And all the girls in town were named Betty, and they were singing: Doo doo doo doo doo.» la emparenta, voluntariamente o no (aunque diría que sí), con el «Walk on the Wild Side» del que luego sería su marido. La peli, por cierto, es un show de ella filmado en directo, está en la línea del «Stop Making Sense» de Talking Heads, pero diría que es mejor aún.

Un libro

El verano pasado me leí por fin el tochazo que es «El día del Watusi», de Francisco Casavella, del que ya había oído hablar con entusiasmo a gente diversa, especialmente a Mónica. Aunque no es una novela redonda y hay cosas de la trama que no tienen ni pies ni cabeza, sí que es absolutamente mágica y arrebatadora, casi mitológica. De las tres novelas que lo componen, mi favorita es la segunda, «Viento y joyas», en la que el protagonista trabaja para una serie de empresarios con afán de políticos a inicios de la transición. Un pasaje en concreto, en el que se describe una persecución a caballo por Barcelona con monumental hostia final casi me hace mearme de la risa. Aunque bueno, esto es anecdótico. En realidad aborda tantas cuestiones que al terminar sus más de mil páginas te quedas entre tocada y confusa.

Un juego

Aunque es una afición que suela practicar, me vuelvo bastante competitiva y loca con los juegos de mesa. El «Trivial» y el «Risk» son clásicos que he jugado bastante con amigos y familia, y que dan nombre a varios chats de Whatsapp a los que pertenezco. Pero hace poco descubrí uno que creo que ahora mismo es mi favorito: «Código secreto». Mi amiga Carmen cumplía 30 en marzo y lo celebró con cuatro amigas en un pueblo cercano a Roma. Allí jugamos a este juego que consiste en descubrir cuáles de las palabras expuestas sobre la mesa pertenecen a tu equipo mediante una única pista. Yo hubiera jugado cien partidas seguidas, pero a Carmen no le gustó nada y casi le arruinamos el cumpleaños. Pero no os fiéis de ella, que mola mucho.

Más sobre CALIZA en…

Bandcamp, Spotify, Facebook, Twitter, Instagram y Gramaciones Grabofónicas.

Foto de Julián Cruz


Deja un comentario